museocontralasfalsificaciones_proteger_una_patente

¿Cómo proteger una patente?

La duración de la patente es de 20 años a contar desde la fecha de presentación de la solicitud. Para mantenerla en vigor es preciso pagar tasas anuales a partir de su concesión.

Los ámbitos de protección de un producto se corresponden con una triple tipología de patentes:

  • Patente Nacional: protege los derechos del titular para excluir a otros de la fabricación, utilización o introducción del producto o procedimiento patentado en el comercio.
  • Patente Europea: es el sistema que permite obtener la protección de una invención hasta en 38 países del continente europeo firmantes del Convenio Europeo de Patentes.
  • Patente Internacional: es el proceso que permite extender la protección de una patente nacional a los países signatarios del Tratado de Cooperación en materia de Patentes, elegidos por el solicitante titular del derecho de patentes.

Para luchar contra las falsificaciones es fundamental que protejamos las Patentes: súmate a nuestra iniciativa aquí

museocontralasfalsificaciones_que_es_una_patente

¿Qué es una patente?

Una patente es un derecho de propiedad industrial, que reconoce a su titular la facultad de explotar de forma exclusiva y excluyente una invención, durante 20 años, tras la concesión del derecho, a través de un procedimiento administrativo que, en España, se sigue ante la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM).

Para que una invención pueda ser objeto de un derecho de patente, debe cumplir estos tres requisitos:

  • Que tenga novedad mundial
  • Que implique actividad inventiva
  • Que tenga aplicabilidad industrial

 

#stopfalsificaciones #patente #marca #propiedadindustrial #invención 

 

Para luchar contra las falsificaciones es fundamental que protejamos las Patentes: súmate a nuestra iniciativa aquí

museocontralasfalsificaciones_como_proteger_una_marca

¿Cómo proteger una marca?

Los ámbitos de protección de una producto se corresponden con una triple tipología de marcas:

✅ Marca Nacional: si la empresa considera que su actividad empresarial nunca se va a desarrollar fuera de España.

✅ Marca de la Unión Europea: si la empresa tiene un ámbito de internacionalización que se expande o se expandirá a varios países de la UE.

✅ Marca Internacional: si la empresa cuenta con presencia internacional, en países más allá del ámbito comunitario.

 

Para luchar contra las falsificaciones es fundamental que protejamos la marca. ¿Nos ayudas a enseñárselo a los más peques?: súmate a nuestra iniciativa aquí

#stopfalsificaciones #marca #España #UE #internacional #aula #escuela #vueltaalcole #enseñar #maestra

 

 

 

museocontralasfalsificaciones_que_es_una_marca

¿Sabes qué es una marca?

La marca es un signo distintivo, cuya principal función es diferenciar en el mercado a los productos y/o servicios de una empresa de los de sus competidores.

Pero además, se pueden distinguir las siguientes funciones:

  • Indica el origen empresarial del producto
  • Función publicitaria
  • Informa del producto que designa
  • Sintetiza la reputación o prestigio del fabricante

¿Nos ayudas a enseñar estos conceptos para concienciar a los más pequeños? Si eres maestra o maestro súmate a nuestra iniciativa aquí

#stopfalsificaciones #falsificaciones #estafas #ecommerce #internet #Europa #marketplaces #vueltaalcole #aula

 

 

museocontralasfalsificaciones_ventas_online

La piratería salta del ‘top manta’ a la web

El comercio electrónico se ha convertido en una de las principales vías de distribución de productos falsificados y acapara el 56% de las incautaciones, según un reciente estudio de la Oficina Europea de Propiedad Intelectual (EUIPO) y de la OCDE.

Desde la euroagencia con sede en Alicante alertan de que buena parte de las falsificaciones que aún llegan a la UE en barco también acaban posteriormente distribuyéndose a través de Internet hasta el consumidor final, desde centros ubicados en Europa.

Queremos fomentar el uso responsable de internet desde pequeños en el colegio. ¿Nos ayudas? Súmate a nuestra iniciativa aquí

#stopfalsificaciones #falsificaciones #estafas #ecommerce #internet #Europa #marketplaces #vueltaalcole #aula

 

 

museocontralasfalsificaciones_riesgos_redes_sociales

El uso de las redes sociales en niños y adolescentes

Actualmente, la edad media de inicio al mundo de Internet se establece en 7 años. Todo vale para hacer amigos, y por eso, en muchas ocasiones, descuidan lo más importante: su intimidad.

El 45% de los menores configura su perfil en redes sociales como privado, el 30% limita el acceso de sus seguidores a su información personal, y cerca del 25% lo establece en modo público.

Entre ellos, cerca del 30% hace visible el nombre de su escuela y cuanto más mayores son, más datos aportan. Por otra parte, el 90% de los más jóvenes comparte su número de teléfono y un 10% el nombre de su ciudad.

Queremos fomentar el uso responsable de internet desde pequeños en el colegio. ¿Nos ayudas? Súmate a nuestra iniciativa aquí

 

Captura de pantalla 2022-09-29 a las 11.24.44

Las tres estafas más frecuentes en redes sociales.

El uso de las redes sociales en niños y adolescentes se ha incrementado exponencialmente en los últimos años y las infracciones en este entorno digital son un problema que va en aumento:

  • Perfiles falsos: suplantan a una marca utilizando su marca comercial o material protegido por derechos de autor.
  • Anuncios falsos: fingen ser de marcas legítimas para dirigir el tráfico a sitios web o listados fraudulentos.
  • Productos falsificados: se venden a través de grupos privados o perfiles falsos.

¿Eres maestra o maestro de primaria? Súmate a nuestra iniciativa aquí

ANDEMA y la OEPM lanzan en España un museo virtual contra las falsificaciones

ANDEMA y la OEPM lanzan en España un museo virtual contra las falsificaciones

La Asociación para Defensa de la Marca (ANDEMA) y la Oficina Española de Patentes y Marcas, O.A. (OEPM) lanzan el “Museo contra las Falsificaciones”, un proyecto virtual creado con el objetivo de sensibilizar a los más pequeños de los perjuicios que provocan estos productos y enseñarles a distinguir un producto auténtico de uno falsificado.

Se trata de una iniciativa puesta en marcha bajo el paraguas del convenio de colaboración publico/privada que mantienen ambas organizaciones y está dirigido tanto al público infantil (de 6 a 11 años), como a los padres y la comunidad educativa, que ayudarán a los niños a navegar por el museo.

El museo está pensado para que los futuros consumidores aprendan de forma amena las consecuencias que tienen las falsificaciones para la economía, la sociedad y para el propio consumidor. A través de sus salas (tecnología, infantil, textil…) los niños podrán ver imágenes reales de productos falsificados al lado de los artículos originales gracias a la colaboración de las marcas, y así descubrir poco a poco la manera de diferenciar un producto falso de uno auténtico. Además, el museo cuenta con tres juegos virtuales que los niños tendrán que superar para convertirse en un auténtico defensor de la propiedad industrial y obtener su diploma.

“Los datos publicados la semana pasada por la EUIPO y que señalan que casi la mitad de los españoles de entre 15 y 24 años han comprado de forma deliberada un producto falsificado en el último año, demuestran que tenemos que poner en marcha acciones con las que podamos llegar a los futuros consumidores. Son ciudadanos digitales, y solo a través de canales que ellos conocen, como el mundo virtual y los influencers, tendremos oportunidad de sensibilizar a este rango de la población”, destacaGerard Guiu, director general de Andema.

Precisamente, “la sensibilización es uno de los pilares fundamentales sobre los que debe sostenerse la colaboración público-privada”, tal y como señala el director de la Oficina Española de Patentes y Marcas, José Antonio Gil Celedonio. “Con iniciativas como ésta se pretende reforzar la concienciación de los consumidores más jóvenes, para poder luchar contra la venta de falsificaciones desde la perspectiva de la demanda. Esta iniciativa es una forma amena y divertida de alertar contra los peligros de la compra de falsificaciones, que se completa con otras dirigidas a un público mayor y otras que tratan de abordar el problema desde el punto de vista de la oferta.”

Además de las empresas titulares de marcas que han compartido las imágenes de sus artículos y de las falsificaciones, el proyecto cuenta con la colaboración de la Policía Nacional, la Guardia Civil, la Policía Municipal de Madrid, la Confederación Española de Consumidores y Usuarios (CECU), la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ) y el Ayuntamiento de Madrid.

Esta es una primera versión del museo que irá cambiando y adaptándose a la tecnología y a la aceptación de su público objetivo. Es un proyecto vivo y en constante crecimiento, ya que se espera que, tras darlo a conocer, más empresas, asociaciones e instituciones, comiencen a colaborar en esta iniciativa.

dia-mundial-falsificacion

La CEC y Andema destacan la necesidad de informar y sensibilizar al consumidor ante el incremento de falsificaciones en sitios web y redes sociales

La CEC y Andema destacan la necesidad de informar y sensibilizar al consumidor ante el incremento de falsificaciones en sitios web y redes sociales

  • Comercio y marcas valoran los datos publicados por la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea con motivo del Día Mundial contra las Falsificaciones.
  • Según la EUIPO, el 12% de los españoles ha comprado en alguna ocasión falsificaciones de forma involuntaria.
  • De acuerdo con Smart Protection, el 42% de los consumidores cree que un producto es auténtico si se vende en un marketplace.
  • La futura Digital Services Act, clave a la hora de proteger al consumidor y a las empresas de las infracciones y los delitos online.

Madrid, 8 de junio de 2021.- La Confederación Española de Comercio (CEC) y la Asociación para la Defensa de la Marca (Andema) llaman la atención sobre la necesidad de formar al consumidor, especialmente a las nuevas generaciones, para que sepan identificar y evitar las falsificaciones online, y que sean conscientes de los graves riesgos que conlleva su consumo a todos los niveles.

Según los datos publicados hoy por la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) con motivo del Día Mundial Antifalsificación, un 12% de los españoles reconoce que ha sido engañado alguna vez y ha comprado de forma involuntaria una falsificación. Además, un tercio de los europeos se han cuestionado si un producto que habían comprado online no era auténtico.

De acuerdo con los datos de un estudio de Smart Protection, start-up tecnológica especializada en la protección de marcas online, el 42% de los consumidores piensa que un producto es auténtico si se vende en un marketplace. “Pero no siempre es así. Y aunque es cierto que algunas plataformas de comercio están haciendo grandes esfuerzos por acabar con la venta de productos falsos en sus webs, la pandemia ha incrementado de forma exponencial las compras por Internet. La distribución de las falsificaciones online es alarmante, llegan de todas partes del mundo y muchas veces en pequeños paquetes que son difíciles de detectar”, destaca Javier González Fernández-Pacheco, director de Andema.

Para CEC y Andema, el consumidor tiene que ser consciente de la existencia de productos falsificados, no solo en páginas web sospechosas, sino también en plataformas de comercio y en redes sociales. “Los niños y los adolescentes son los consumidores del futuro y para ellos comprar por Internet está en su ADN. Las redes sociales son sus escaparates y deberíamos como sociedad tratar de formarles para que sean conscientes de los riesgos que supone la compra de falsificaciones a nivel económico, social y, por supuesto, para el consumidor; y que puedan evitar, en la medida de lo posible, la compra de estos productos de forma involuntaria. Además, cuando compras por internet y adquieres una falsificación, estas dando los datos de tu tarjeta de débito o crédito a un ciberdelincuente que no sabes el uso que hará de ellos”, señala Julián Ruiz, secretario general de CEC.

Ambas organizaciones destacan que se pueden minimizar los riesgos comprando en comercio de confianza y webs conocidas. Es importante desconfiar de los precios demasiado bajos, de las descripciones de productos o instrucciones que no están en español, y buscar que la información esté bien detallada, con los datos de la empresa que lo vende y que ofrezcan varias formas de pago.

La protección del consumidor y de las empresas a través de la legislación europea: la Digital Services Act

En diciembre de 2020, la Comisión Europea publicó la propuesta de Ley de Servicios Digitales (Digital Services Act o DSA) de la Comisión Europea que actualiza, entre otras, la Directiva de Comercio Electrónico de 2000 y se aplicará en toda la Unión Europea sin necesidad de incorporarla a las normativas nacionales. Su objetivo es regular los derechos y obligaciones de los distintos actores en el comercio electrónico y se presenta como la oportunidad de crear un entorno de comercio online justo y seguro para todos.

Aunque tanto comercio como marcas se muestran satisfechas con muchos de los puntos que recoger la propuesta, consideran que debería ser más ambiciosa a la hora de establecer medidas para proteger a los consumidores y a las empresas de la venta de falsificaciones y productos ilegales. Uno de los aspectos que más debate ha generado entre asociaciones y empresas, tanto del ámbito de la propiedad industrial como intelectual, ha sido el alcance de las obligaciones de la herramienta “Conozca a su cliente comercial” (KYBC por sus siglas en inglés: ‘Know your business customer’).

En el mes de mayo, 80 asociaciones y empresas enviaron una carta de petición a los miembros del Consejo y del Parlamento Europeo para reivindicar una responsabilidad inclusiva por parte de todos aquellos que operan en sus diversas modalidades en la web a través de las obligaciones de la herramienta KYBC. En particular, ponía el foco sobre el hecho de que la DSA sólo exige las obligaciones KYBC a las grandes plataformas del mercado y no extiende el rastreo y la identificación del negocio solicitante a los servicios de infraestructura: registradores de dominio, proveedores de alojamiento, proveedores de redes de distribución de contenido, proveedores de servicios de publicidad y pago, de los que dependen los operadores que actúan ilegalmente. De esta manera, se facilita la proliferación de grupos criminales que se lucran violando la ley de forma anónima en la web. En la carta se expresa que este enfoque limitado es una oportunidad perdida para abordar la amplia gama de contenidos ilegales como medicamentos de baja calidad o falsificados, contenido de abuso sexual, falsificaciones, software malicioso, juegos del azar ilegales o piratería.

Para Javier González “Faltan mecanismos para que, una vez localizado ese contenido o artículo ilegal, como las falsificaciones, no vuelvan a distribuirse con otra cuenta y pueda identificarse plenamente al infractor. Es necesaria una normativa europea que proteja de forma efectiva tanto al consumidor, como al comercio legal y las marcas.”

pandemia-falsificaciones

La pandemia pone en evidencia los perjuicios provocados por las falsificaciones

La pandemia pone en evidencia los perjuicios provocados por las falsificaciones

  • Los países de la Unión Europea dejan de ingresar 15.000 millones de euros debido a la venta de falsificaciones, según la EUIPO.
  • Junto a material médico y sanitario falso, los consumidores europeos que compran falsificaciones se exponen al contacto con productos químicos nocivos, asfixia, descargas eléctricas y una gran variedad de lesiones. 
  • El Ayuntamiento de Madrid bate récord de permanencia con la campaña de sensibilización sobre el impacto negativo de las falsificaciones ¿Qué se esconde detrás de una falsificación?, la más larga de la historia.

Madrid, 10 de junio de 2020.- La pandemia del COVID-19 ha puesto en evidencia los grandes perjuicios que provocan las falsificaciones en la economía y en la sociedad. La magnitud de la pérdida de impuestos y los peligros para la salud a los que se exponen los consumidores, son dos consecuencias de las falsificaciones que se han hecho más reales y preocupantes, ya que influyen de forma directa en la recuperación de la economía, en el bienestar de la sociedad y en la seguridad del consumidor.

Hoy se celebra el Día Mundial Antifalsificación y desde la Asociación para la Defensa de la Marca (Andema) se incide en que este año, tras la crisis provocada por la pandemia, se hace más evidente los grandes perjuicios que provocan las falsificaciones para la economía y la sociedad. “La masiva pérdida de impuestos redunda directa y negativamente en el bienestar de una economía y una sociedad que necesitan todos los recursos posibles para su recuperación” destaca José Antonio Moreno, director general de Andema.

De acuerdo con el informe de 2020 de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) publicado hoy, las arcas de los estados de la Unión Europea (UE) dejan de ingresar 15 mil millones de euros al año debido a la reducción de los impuestos directos e indirectos, así como de las cotizaciones sociales, que los fabricantes ilegales no pagan.

En los últimos meses, la venta en España de mascarillas falsificadas y de otros productos sanitarios y de protección contra el COVID-19 han puesto de manifiesto los grandes peligros a los que se expone el consumidor cuando adquiere productos falsificados. Pero, además, el Informe de Situación de 2020 de la EUIPO sobre Vulneración de los Derechos de la Propiedad Industrial, señala que los europeos que consumen productos falsificados están expuestos a peligros como el contacto con productos químicos nocivos, asfixia, descargas eléctricas y una gran variedad de lesiones. Para el director de Andema: “más allá del material médico y sanitario falsificado, cuya existencia ahora conoce el ciudadano, hay una oferta amplia de productos falsos que pueden entrañar riesgos para la salud y la seguridad, puesto que no pasan controles de calidad ni tienen ninguna garantía. Los falsificadores no tienen escrúpulos, trata de maximizar el beneficio al menor coste.”

Según los datos revelados por la EUIPO este año, en productos que tienen especial incidencia en la salud y seguridad de los consumidores, como en el sector de los cosméticos y el cuidado personal, el sector del vino y las bebidas espirituosas, el sector farmacéutico y el sector de los juguetes y los juegos, cada año se pierden en la UE hasta 19.000 millones de euros en ventas debido a la venta de falsificaciones. Si extendemos el impacto a otros sectores, las falsificaciones provocan en la Unión Europea (UE) pérdidas en ventas por valor de 50.000 millones de euros al año, lo que causa la destrucción de 416.000 puestos de trabajo.

La concienciación de los consumidores es clave en la lucha contra las falsificaciones. En este sentido, la colaboración entre el sector público y privado es fundamental para llegar al ciudadano y que sea consciente de los grandes perjuicios de la distribución y venta de falsificaciones. El Ayuntamiento de Madrid tiene en marcha desde marzo una campaña de sensibilización elaborada con la colaboración de Andema en la que alerta sobre los efectos negativos de las falsificaciones. Se trata de la campaña de sensibilización con mayor permanencia que ha elaborado el consistorio.

Según Miguel Ángel Redondo, delegado del Área de Gobierno de Economía, Innovación y Empleo del Ayuntamiento de Madrid: “el Ayuntamiento de Madrid tiene un firme compromiso con la lucha contra la venta ilegal y de falsificaciones, y se manifiesta en la intensificación de las medidas de control policial y en la realización de campañas para concienciar a la ciudadanía de la importancia de un consumo responsable. Hemos realizado la campaña más larga de la historia del Ayuntamiento de Madrid en mobiliario urbano y un importante esfuerzo divulgativo para luchar contra la venta de falsificaciones. El consumidor, y más en materia de salud, debe saber qué compra y tener la garantía de los creadores y sus marcas”.

La información revelada por la EUIPO señala también que es cada vez mayor la relación entre los grupos de delincuencia organizada y el comercio de productos falsificados. Un hecho que destaca la campaña del Ayuntamiento de Madrid con la afirmación “No seas cómplice. Solo ganan las mafias”.

En definitiva, el consumidor tiene que ser consciente de que las falsificaciones son peligrosas para su salud, que destruyen empleo, provocan pérdidas a la economía y en impuestos, lo que pone aún más difícil la recuperación tras la crisis.